“No soy yo son ustedes” es el nuevo nombre del juego (del éxito)

Los comienzos

Hace 15 años atrás cayó en nuestras manos un libro de esos que harían (nuestra) historia. Se trataba de Albert-László Barabási Linked: How Everything Is Connected to Everything Else, and What It Means for Business, Science, and Everyday Life Basic Books, 2003

Nacido en 1967 en Transilvania (Rumanía) actualmente es profesor en Northeastern University (Boston) donde dirige el Center for Complex Network Research (CCNR)

En 1989, Barabási emigró a Hungría, junto con su padre. En 1991, obtuvo una maestría en la Universidad Eötvös Loránd de Budapest, antes de inscribirse en el programa de Física de la Universidad de Boston, donde obtuvo un doctorado en 1994.

Después de un postdoctorado de un año en el Centro de Investigación IBM Thomas J. Watson, Barabási se unió a la facultad de la Universidad de Notre Dame en 1995. En 2000, a la edad de 32 años, fue nombrado Profesor de Física Emil T. Hofman. convirtiéndose en el profesor más joven de la historia.

En 2005–06 fue profesor visitante en la Universidad de Harvard. En otoño de 2007, Barabási dejó Notre Dame para convertirse en el Profesor Distinguido y Director del Centro de Ciencias de la Red en la Universidad del Noreste y para ocupar una cita en el Departamento de Medicina de la Escuela de Medicina de Harvard.

La ciencia de las redes

Barabási ha sido uno de los mayores contribuyentes al desarrollo de redes complejas que se aproximan al mundo real, junto a otros físicos, matemáticos e informáticos, como Steven Strogatz, o Duncan J. Watts.

El principal aporte de Barabási ha sido la introducción del concepto de redes libres de escala. Entre los temas de teoría de redes que Barabási ha estudiado están el crecimiento de las redes y el enlace preferencial, probablemente los mecanismos en parte responsables de la estructura de la World Wide Web pero también de las células.

Barabási ha descubierto que los sitios web que forman la red (de la WWW) tienen ciertas propiedades matemáticas. Las condiciones para que se den estas propiedades son tres.

La primera es que la red esté en expansion, creciendo. La precondición de crecimiento es muy importante, ya que la idea de emergencia la acompaña. La red está en constante evolución y adaptación. Esta condición es considerablemente apreciable en la World Wide Web.

La segunda es la condición de enlace (attachment) preferencial, es decir, los nodos (sitios web) preferirán enlazarse a conectores (hubs) (sitios web que poseen las mayores conexiones).

La tercera condición es la idoneidad competitiva, lo que en términos de red significa su tasa de atracción.

No todas las páginas pueden estar conectadas entre sí. Comenzando desde cualquier página, podemos únicamente alcanzar alrededor del 24% de todos los documentos; lo demás es invisible para nosotros, inalcanzable a la hora de surfear en la red.

Redes y vida cotidiana

Parece interesante ¿pero que tiene que ver con la vida cotidiana? y ¿cuál es el poder predictivo o explicativo de un modelo como este? Mas precisamente ¿cómo se preguntaba John Allen Paulos (2004) en su reseña del primer libro de Barabasi, se vinculan la conectividad de la red con las disparidades de riqueza y poder en el mundo (algo tratado mucho mas en detalle en el reciente libro de Barabasi The Formula: The Universal Laws of Success. Little, Brown and Company, 2018.

Uno de los papers originales de Barabasi y colegas demostró que los sitios web se enlazan de una manera que explica la existencia de relativamente pocos mega-sitios muy populares y cada vez más sitios con menos enlaces. El efecto “mono-mira-mono-hace” de muchos sitios que apuntan a direcciones populares que conducen proporcionalmente a más sitios para hacer lo mismo, da como resultado una ley de poder matemática (power law).

Lo fascinante es que las power laws que caracterizan la conectividad de Internet operan de forma similar en muchos sistemas complejos. Tales leyes son típicas de muchos procesos biológicos, geológicos, musicales y económicos. Tienden a surgir en una variedad de situaciones en las que la “autoorganización” desempeña un papel cenral. Los atascos de tráfico, parecen obedecer una ley de potencia, lo mismo que la ocurrencia de palabras en el idioma (ley de Zipf)

Los tamaños de las ciudades, avalanchas y terremotos también siguen las leyes de poder (con diferentes exponentes), y se especula que la cantidad de libros vendidos en línea en Amazon también lo hace. La tendencia creciente de los internautas, los hablantes de inglés y los inversionistas del mercado sugiere un fenómeno generalizado de “a medida que crece”, que parece ser la fuente de algunas power laws.

Power laws e inequidades

A lo largo de varias dimensiones sociales, la dinámica subyacente a las leyes de poder puede llevar naturalmente al desarrollo de unas pocas élites económicas, mediáticas y políticas grandes y poderosas, y ldisparidades asociadas. Semejantes desigualdades parecen reinar en todo el mundo.

Gran parte de estas hipótesis tomarían casi dos décadas en explicitarse en detalle (en el medio Barabasi publicaría Bursts: The Hidden Patterns Behind Everything We Do, from Your E-mail to Bloody Crusades Plume; 2011).

Mientras que en Linked, Barabasi mostró cómo se desarrollabn las redes complejas en el espacio, en Bursts, muestra cómo se desarrollan en el tiempo. Su vida puede parecernos aleatoria, pero todo, desde nuestras visitas a una página web hasta nuestras visitas al médico son predecibles y ocurren en ráfagas ” -como bien sintetizó Clay Shirky.

En el caso de Barabasi interesa tanto lo que discute como, el mooo en el que lo discute (con un interesante twist que veremos al final). Como bien sostienen Zeng & Roehner (2010) Burst pueden enseñarnos mucho, no solo por el material que presenta, sino también al revelar cómo Barabási lleva a cabo su investigación. Barabási comprende la estructura profunda de la realidad empírica y la mayoría de sus hallazgos están relacionados con el mundo real, casi se lo puede ver discutiendo investigaciones con sus colegas frente a nosotros.

Linked trataba de conexiones, Bursts de las acciones a corto plazo de las personas. Hace unos años los analistas se preguntaban si ¿habria un tercer libro que se ocuparía de la dimensión histórica anticipada en Bursts? SI la historia no es más que un gran compendio del comportamiento humano. querríamos entender cómo (y no tanto porqué) las personas actúamos, reaccionamos, nos unimos y nos confrontamos. ¿The Formula contesta estos interrogantes?

Ciencias sociales computacionales

La fama y la performance no son una y la misma cosa. A veces hay superfamosos que no son tan brillantes en términos comparativos (si es que la comparación puede realizarse del todo como se confirma en este libro una y otra vez) y al revés los superperformers no se destacan en la listas de Best-Selleres.

Manfred von Richthofen -El Barón Rojo- as de la aviación de la primera guerra mundial no fue quien mas derribó aviones (el mérito le cupo al francés René Fonck), pero en la mitología -que es la la historia de los exitosos- su presencia descolla incluso como personaje de un comic, mientras que Fonck ni remotamente llegó a ello.

Los desajustes paradójicos entre fama y logros, como revela Barabási en La Fórmula, reflejan “leyes sociales” escondidas que pueden leerse científicamente. El éxito y el reconocimiento en muchos ámbitos solo tienen un vínculo débil con el esfuerzo, la habilidad o la excelencia. A menudo, están determinados por factores menos obvios del comportamiento humano que determinan cómo fluye la atención a través de las redes sociales y otras redes también.

El brillante aporte de Barabasi (basado eso si en decenas de papers meticulosamente citados en las notas al final del libro) es que gracias al Big Data, al procesamiento intensivo de las máquinas en red y a nuevas modelos matemáticos multivariados, lo que hasta hace dos décadas atrás eran meras hipótesis jamás corroborables (hiperideologizadas), hoy pueden empezarse a elucidar mediante una suerte de ingeniería inversa. Llegamos por fin a las ciencias sociales computacionales, aunque la mayoría de nuestros colegas latinoamericanos no se hayan percatado aún.

Cuando una canción es más popular que otra, o si una persona es mucho más rica que otra, ¿se trata de diferencias inherentes o simplemente son el resultado de la suerte y la amplificación aleatoria? No son preguntas de respuestas sencillas. En como lo hagamos no solo se juegan las carreras académicas y hasta distinciones máximas como el Nobel o las Medallas de Lorentz (otorgada al físico argentino Juan Pablo Balmaceda) o la medalla Fields), sino de cuestiones de acceso asimétrico, de inequitatividades crecientes, de topologias de la riqueza y el poder irreducibles a un mero desacuerdo ideológico -y por ello bastante mas difíciles de revertir.

La carne del trabajo de Barabasi son la resolución de rompecabezas en música, ciencia, riqueza, deportes y enología. En algunos campos, como el tenis competitivo, la habilidad y la destreza son decisivas. En otros, incluso si un libro se redujo pulpa de papel a o se convirtió en un éxito de ventas (y las segundas identidades encubiertas de J.R.Rowlings y Michael Crichton lo prueban alevosamente), la calidad esta sobredeterminada estrictamente por los efectos de la red.

Las leyes del éxito acuñadas en este libro son cinco.

1. “El rendimiento impulsa el éxito, pero cuando el rendimiento no se puede medir, las redes impulsan el éxito”.

En el tenis competitivo, los mejores atletas ganan repetidamente, mostrando superioridad. Pero al juzgar el vino, no es fácil encontrar medios objetivos de clasificación: las catas a ciegas repetidas, incluso entre los expertos en vino, conducen a resultados muy fluctuantes. Cuando la calidad es difícil de medir, las diferencias observadas en el éxito, juzgadas por la popularidad o las ventas, por ejemplo, siguen los efectos de la red. Esto da lugar a enormes diferencias en el resultado que no tienen nada que ver con la calidad. Este fenómeno es el tema de la segunda ley

2. “El rendimiento está limitado, pero el éxito no tiene límites”.

Tomemos los 100 mejores vinos inscritos en una competencia. Sus verdaderas diferencias en la calidad, por ejemplo, en la claridad o el carácter varietal, son generalmente pequeñas: todas están producidas por los principales enólogos que utilizan tecnología similar. Sin embargo, un vino, debido al poder amplificador de las redes sociales, podría disfrutar de órdenes de magnitud más de ventas que otros.

Los científicos sociales han sabido acerca de tales efectos durante décadas, aunque la investigación de muchos, incluyendo a Barabási y sus estudiantes, los ha enfocado mucho más claramente. La fórmula también cubre estudios matizados que muestran cómo se puede predecir el éxito con una bibliografía exquisita que conviene visitar en detalle. La tercera ley que describe Barabási es:

3. “Éxito anterior x buen estado físico = éxito futuro”.

Estudios mrticulosos hechos por el científico de la red Manuel Cebrian o el investigador en complejidad Dashun Wang, han descubierto que es posible identificar de qué depende la popularidad de un producto. en su calidad o estado físico, y cuánto puede atribuirse a la amplificación aleatoria por los efectos de red.

Los datos detallados sobre las calificaciones de los consumidores y las ventas recopiladas a lo largo del tiempo en un sitio como Amazon.com se pueden usar para desentrañar los efectos de manada (aquellos que tienden a empujar a los ya populares hacia una mayor popularidad) de las preferencias reales de los consumidores basadas en la calidad percibida. Esta comprensión se puede utilizar para pronosticar tendencias, pero también para aumentar las ventas o la satisfacción del consumidor. Y luego está la cuarta ley:

4. “Si bien el éxito de un equipo requiere diversidad y equilibrio, una sola persona recibirá crédito por los logros del grupo”.

Los análisis de los equipos altamente exitosos en ciencia o negocios (en arte la cosa es mas peliaguda, aunque aplican evidentemente a bandas creativas como los showrunners y realizadores de cine y TV)), muestran que las personas que obtienen más crédito no tienen nada que ver con quien realmente hizo el trabajo

El crédito se basa en la percepción, y es un fenómeno social colectivo. Los equipos efectivos requieren absolutamente la diversidad, pero la sociedad distingue a individuos solitarios para los elogios.

5. El éxito puede llegar en cualquier momento.

La quinta Ley explica cómo es posible hacer una investigación ganadora del Nobel después de la jubilación y por qué parece que algunas personas están jugando el juego de éxito con los dados cargados. Nos encontraremos con el factor Q, que nos permite reducir la innovación a una ecuación. La Quinta Ley nos dice que mientras el éxito se derrite como un copo de nieve, la creatividad no tiene fecha de vencimiento “.

Lo que da mucho pasto para nuestras tesis de la inteligencia de los supra-65 tal como anticipamos en presentaciones recientes y está tratado en sumo detalle en esta rica y reciente entrevista a Barabasi hacia la creatividad post-65.

Si tradicionalmente (adoptando la pose y la teoría de los genios individuales) el éxito estaba determinado por la habilidad y el trabajo duro de una persona, mucho más importante es cómo responden los otros, al interactuar en redes sociales complejas. Incluso el éxito individual es un asunto completamente social.

“No hoy yo son ustedes” es el nuevo nombre del juego (del éxito) Ahora viene el duro trabajo del concepto para operacionalizarlo, y sobretodo politizarlo.

Referencias

Allen Paulos, John The formula for ‘success’ (On Barabasi’s Linked), 2004.
Bak, Per How Nature Works the science of self-organized criticality Copernicus 1999
Buchanan, Mark The secret laws of success and status Nature 563, 624-625 (2018).
Zeng, An & Roehner, Betrand Regularities in Human Actions: A
Review of Bursts by Albert-László Barabási. Cliodynamics the Journal of Theoretical and Mathematical History 1: 134–137. 2010

Fuente: Filosofitis

Leave a Comment